manillares triatlon

Consejos y aspectos clave para elegir buenos manillares para triatlón

14 minutos

Los manillares de triatlón son la parte diferencial de este deporte, lo que nos identifica y distingue del resto a la legua. Y, aunque perdieron algo de protagonismo cuando se empezó a permitir ir a rueda en competición, con el auge de la media y larga distancia han cogido mucha fuerza y, debido a su gran incidencia en nuestro rendimiento y resultado final en competición, tras el cuadro, es el componente de la bicicleta al que más tiempo y esfuerzo le dedicamos, incluso por encima de las ruedas o el grupo.

Antes de ponerte a pensar en manillares para triatlón, lo primero que debes hacer es leerte bien el Reglamento de Competiciones de la FETRI, porque, como seguramente sabes si eres del gremio triatlético, su regulación ha sido tradicionalmente controvertida y puede variar con relativa frecuencia. Por cierto, cuando hablamos de manillares, no me refiero solo al acople, sino que también incluyo el manillar en sí mismo.

Afortunadamente, ahora está la cosa un poco más asentada que en épocas pasadas, con las cosas bastante claras y sin ambigüedades y, grosso modo, podríamos reducirlo a lo siguiente: se aplica en general la normativa de la UCI (Unión Ciclista Internacional). Si está permitido ir a rueda debes llevar manillar de curva tradicional y solo puedes poner un acople que no sobrepase las manetas de freno y, si no está permitido ir a rueda, puedes llevar el manillar y acople que quieras mientras las barras del mismo no sean más largas que la rueda.

Las posibilidades de diseño y configuración de los manillares para  triatlón son tan grandes que la oferta actual es inmensa. A eso hay que añadirle la reciente tendencia a la personalización que están adoptando algunos pequeños fabricantes y que tanto se agradece cuando uno no encuentra ninguna opción que se adapte a sus necesidades o cuando lo que está buscando son la las ganancias marginales que le permitan arañar al crono segundos de donde parecía casi imposible.

Pero, tranquilo porque, para que no te pierdas en toda la vorágine de manillares para triatlón, en el siguiente apartado te doy un conjunto de consejos y pautas para que puedas enfocar el disparo y captures el que mejor se adapte a tus preferencias o necesidades.

Aspectos clave para elegir bien los manillares para triatlón

Antes de entrar en detalle  diferenciándolos según el tipo de bicicleta (porque creo que es la forma más clara de abordarlo), me gustaría ver un par de cuestiones que casi todos nos planteamos de manera general y que, a mi juicio, no tienen una respuesta clara más allá de «depende de lo que quieras».

  • Potencia integrada, ¿sí o no? Con la potencia integrada, el conjunto grana en rigidez, se transmite mejor la potencia, hay menos piezas que ajustar, seguramente se reduce el peso y se mejora la aerodinámica… Sin embargo, pierdes versatilidad de cara a cambiar la posición, pues, una vez comprado el manillar, ya te tienes que aguantar con él y posiblemente esté tan especializado que solo valga para un cuadro. Por lo tanto, me inclino porque la tija no forme parte del manillar, sobre todo en el de la cabra.
  • Acople integrado en el manillar: ¿sí o no?El razonamiento es análogo al de la potencia, solo que, ahora, me inclino con mayor claridad aún hacia la opción de que no esté integrado porque, si el conjunto es una única pieza, no puedes prescindir del acople. Si eres élite, que siempre puedes llevarlo, genial, pero como seas grupo de edad, a ver qué haces. Tendrías que tener dos manillares.
manillares triatlon

Tratadas estas cuestiones más generales, vayamos por partes empezando por el manillar de la bicicleta de ruta:

  • Ancho del manillar: Se mide de centro a centro y, ante la duda, la medida del medio. De todos modos, si tienes buen rango de movimiento, un poquito más estrecho no viene mal, porque te permite ir más compacto y reduces unos grametes.
  • Forma de la parte superior: Si es plana, te permite apoyar la palma de la mano y rodar muy a gusto, y hasta apoyar el antebrazo y simular que vas acoplado, pero no es tan cómoda al agarrarte en posición de escalador. A mí me gusta plana.
  • Forma de la curva lateral: Más o menos curvada, con una curvilla invertida para apoyar la mano, con más o menos caída (hacia abajo) y alcance (hacia delante)… Es cuestión de gustos, por ejemplo, no a todo el mundo nos gusta con la curvilla invertida, aunque teóricamente sea más anatómica. Y, aunque suponga un aumento de gramos, no viene mal que se pueda agarrar bien, que el «palito» no sea muy corto.
  • Superficie: Le vas a poner cinta en las partes principales, pero, como seguro que acabas agarrándolo en alguna zona descubierta, conviene que te asegures de que no resbala, porque es fácil que vayas con las manos mojadas y sin guantes y luego vienen los sustos. No digas que no te avisé.
  • Cableado interior: Con los cambios sin cables nos ahorramos una parte del problema, pero, de momento, sigue siendo necesario poner el de los frenos, así que es un punto a valorar. Cuesta un poco más hacer las revisiones y los cambios de los cables cuando están integrados (van por el interior del manillar), pero quedan mucho mejor recogidos, protegidos y se mejora la estética y la aerodinámica, así que, mejor cableado interior.
  • Soportes para otros accesorios: Al menos, un soporte para el ciclocomputador, bien integrado en el manillar o bien como un accesorio, pero que venga bien preparadito para que no tengas que hacer chapuzas. Fíjate bien en la aerodinámica y, sobre todo, en que lo que pongas en él no vibre en marcha.

Si vas a querer poner un acople sobre el manillar, deberías tener en cuenta lo siguiente:

  • Que no pase de las manetas de freno: Huelga decir que esto es imprescindible si lo vas a usar en competición.
  • De una pieza, integrado o de varias piezas: Por la misma razón, sobre todo desde que ya no son tan permisivos con este tema, de una pieza mejor, sin duda.
  • Con o sin coderas: Si eres un manitas o te lo personalizan, te puedes plantear que lleve algo para apoyar los antebrazos, pero, teniendo en cuenta el tamaño que tiene, la posición que vas a llevar y que puedes conseguir ya un poco de apoyo con un manillar plano en la parte superior, yo me decanto por no hacerlo.
  • Material de la superficie antideslizante: Así te ahorras ponerle la cinta, porque la verdad es que no suele ser necesaria, añade peso y, lo peor, te resta un par de milímetros de longitud ya que la cinta también cuenta en la restricción de que no pase las manetas.

Y, finalmente, algunos de los aspectos más específicos del manillar de la bicicleta de contrarreloj o cabra:

  • Integración con la potencia: Ya te he argumentado al principio por qué creo que es mejor que no esté integrado.
  • Personalización / configuración: Cuanto más polivalente y versátil sea de cara a variar las posiciones, longitudes, ángulos y demás, mejor. Ahora bien, si te lo pueden hacer totalmente a medida, tienes dinero para pagarlo y eres de los que se acoplan y parten las bielas, entonces uno personalizado, sin duda.
  • Una o varias piezas: Si no es personalizado, mejor seis piezas: las dos extensiones, los dos soportes para el manillar y los dos apoyacodos. Todo eso, junto con una buena dosis de separadores para jugar con las alturas.
  • Apoyacodos:Imprescindibles en este caso. Además, es vital que sean cómodos.
  • Soportes para hidratación: Después de mil análisis y pruebas, parece que hay cierto consenso en que, lleves como lleves el total de la hidratación en la cabra, un bidón o botella entre las dos extensiones del acople debe ser algo fijo en ese sistema, así que, que tu acople venga preparado para poner ahí una buena reserva de agua.

Alguna cosilla más podríamos añadir a la discusión como, por ejemplo, la forma de las extensiones (rectas, curvadas, con forma de ese…), pero, como no hay un consenso generalizado, he preferido centrarme en aquellos aspectos que parece que sí gozan de él. Además, creo que con ellos ya tienes material más que suficiente como para elegir bien tu próximo manillar de triatlón.

Especialista en análisis de material deportivo

Deja un comentario

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Quiero suscribirme al blog Más que triatlón