luz trasera bicicleta consejos

La luz trasera de la bicicleta que te pueda salvar la vida

8 minutos

El mundo ciclista está cuajado de tradiciones dificilísimas de desmontar, incluso en contra de todo el buen sentido del mundo. Hace no tantos años, montar un timbre o una luz, tanto delantera como trasera, en una bici de carretera era como una verruga en la nariz. Sin embargo, para las luces, un poco como con los cascos, hemos visto una evolución muy positiva. También porque los fabricantes empezaron a producir modelos que ya no chirrían tanto estéticamente, y que incluso dan un toque guay a la bicicleta.

¿Realmente tiene tanta importancia llevar una luz trasera?

Cuando salimos en bici, sobre todo de día, tendemos a pensar que “si yo veo bien, los demás también me verán”. Sin embargo, si ya has conducido un coche, sabes que no es así, y que es muy fácil despistarse y solo detectar la presencia de un ciclista en el último momento, o aún peor, demasiado tarde. Por eso, cualquier herramienta que aumenta tu visibilidad es poca, sobre todo si es tan pequeña, ligera y elegante que no la notas. Y ya que la tienes, encenderla siempre, tanto de día como de noche, no te cuesta nada.

Cosas que conviene tener en cuenta

Antes de nada: el precio no es ningún argumento para no equipar tu bici con una luz trasera. Existen modelos muy económicos, por menos de 10€, que ya marcan una auténtica diferencia a la hora de andar por carretera. Muchos de esos modelos baratos vienen con pilas normales, que no se pueden recargar, pero eso no afecta su visibilidad. Solo hay que acordarse de comprar pilas de recambio. También es verdad que, a nivel de sostenibilidad, no es la solución ideal.

Si compras un modelo recargable, está claro que no quieres quedarte sin luz a mitad del trayecto, por lo que es importante mirar cuánto dura una carga de la batería. Obviamente, eso tiene un impacto en el precio, pero tampoco es dramático, y si estás acostumbrado a hacer salidas de 5 horas o más, cabe tener en mente ese aspecto, porque no todos los modelos duran tanto. También existen modelos que adaptan la intensidad de luz en función de las condiciones, alargando así la vida de la batería.

luz trasera bicicleta importancia

La intensidad del haz de luz no tiene la misma importancia en una luz trasera que en una delantera, porque no sirve para ver, sino para ser visto, pero también es evidente que los automovilistas te verán antes si llevas un foco más potente. Sin embargo, más que la luminosidad, tu visibilidad aumentará si enciendes la luz en modo parpadeo.

El tamaño no solamente impacta en el aspecto estético, sino también en la comodidad. Muchos modelos son alargados y se montan en la tija de sillín, algunos parecen casi integrados. Eso hace que no hay riesgo de rozar con el interior de los muslos cada vez que giramos las piernas.

Y hablando de comodidad, si tienes una luz recargable, y no tienes un enchufe cerca de donde guardas la bici, también querrás que sea fácil de llevar. Por suerte, gran parte de los modelos están pensados para eso y vienen con una brida o soporte que te permite montar y desmontar la luz en un abrir y cerrar de ojos.

Cerramos la lista de opciones con una que puede parecer un capricho: la luz trasera con radar. Suena a ciencia ficción, pero simplemente significa que tiene un radar incorporado que, al detectar que se acerca un coche (¡a distancias de más de 100 m!), puede adaptar la intensidad de su foco y su patrón de parpadeo. Al mismo tiempo, emite una señal sonora para avisarte, y hasta puede conectarse con tu GPS en el manillar para informarte de su distancia y velocidad. Obviamente, el salto de precio es considerable, pero si vas muy a menudo por carreteras muy transitadas, puede ser una opción válida.

Probablemente nunca sabrás…

…si tu luz te ha salvado la vida. Tampoco tenemos ojos en la espalda, por lo que no podemos evaluar las reacciones de los conductores que se acercan por detrás. Pero solo con prestar atención a tus compañeros ciclistas, y comparar su visibilidad sin y con luz trasera, incluso de día, podrás concluir que la diferencia es notable, y que compensa con creces el modesto precio de compra.

Ingeniero Industrial y amante de pedalear, correr y nadar.

Deja un comentario

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Quiero suscribirme al blog Más que triatlón