Nadar con aletas

Nadar con aletas: motivos para usar este implemento en tus entrenamientos

8 minutos

Las aletas son uno de los materiales más famosos en los deportes acuáticos. Fueron inventadas con motivos bélicos en 1914 por un capitán de la Marina Francesa, por lo que al principio su uso fué exclusivamente militar. Con el tiempo empezaron a usarse de forma recreativa en los deportes subacuáticos hasta que dieron el salto a los entrenamientos de natación con el objetivo de mejorar el rendimiento en esta disciplina. Nadar con aletas es un método de entrenamiento quizás no muy extendido entre los triatletas, pero muy eficaz a la hora de mejorar. En el artículo de hoy te voy a explicar los beneficios de nadar con aletas y cómo iniciarte con dicho implemento. 

¿Por qué nadar con aletas?

Como tantos inventos que han salido de la imaginación del hombre las aletas tienen su inspiración en la anatomía animal, en concreto en las extremidades de peces, anfibios y aves acuáticas. Dichos animales obtienen una grán velocidad en el agua debido a que dichas extremidades aportan una gran superficie propulsiva lo cual les hace que sea muy fácil avanzar en el medio fluido con muy poco esfuerzo. 

El objetivo de su creación era crear una especie de “calzado” que aumente la superficie propulsiva de nuestros pies pero sin que se hundan por el peso extra, por ello se crearon con esa forma triangular, plana y con materiales que flotan como goma o plástico. 

En el caso de deportes como la apnea o el buceo las aletas se usan en la propia competición, sin embargo como sabrás, en natación o triatlón esto no es permitido, por lo tanto algunos os preguntaréis ¿por qué entrenar con ellas?, pues bien la respuesta es sencilla, porque las aletas te pueden hacer mejorar tu batido de pies de manera increíble, lo cual se traduce en una mejora directa en tu eficiencia, técnica y velocidad de nado. 

Además de la mejora en la fuerza propulsiva de tus piernas y pies, las aletas tienen otras ventajas como mejora en la coordinación de brazos y piernas e incluso aumento de la diversión y variedad en tus entrenos. 

¿Quién puede nadar con aletas?

Cualquier persona puede hacerlo, desde novatos a profesionales, lo importante es elegir un material que sea adecuado al tamaño y forma de tus pies y comenzar a usarlas. 

Si no tienes experiencia con ellas o no eres de trabajar mucho el batido de pies debes hacer un trabajo progresivo con este material y empezar de menos a más subiendo la carga y el volumen de manera progresiva para evitar molestias y sobrecargas. 

¿Nadar con aletas cortas o largas?

Como he comentado en el apartado anterior, el principal problema de las aletas es el aumento de trabajo de toda la articulación del tobillo y la pierna pudiendo llegar a sobrecargarnos en exceso e incluso hacernos sufrir algún calambre muscular o “rampa”.

Por este motivo se recomienda siempre usar aletas cortas, también conocidas como aletines, las cuales no nos harán nadar tan rápido como las largas pero sí nos permitirán usarlas con mayor frecuencia sin sufrir problemas. 

¿Cómo empezar a nadar con aletas?

Para nadar con aletas debemos seguir algunas recomendaciones básicas y símplemente disfrutar de ellas, ten en cuenta lo siguiente y empieza a usarlas:

  • Úsalas principalmente para el trabajo específico de pies con o sin tabla y no tanto para que el crol completo se te haga mas corto al ir más rápido. 
  • Practica los pies de crol, espalda y mariposa pero no el de braza ya que te crearán un movimiento antinatural que te hará perder la técnica. 
  • Haz ejercicios de contrastes donde usas en una o varias series las aletas y luego trabajas los pies sin ellas, de este modo cogerás la inercia de fuerza y ritmo que te da este material. 
  • Cuando nades con ellas a crol completo no te fijes mucho en los tiempos, sería engañarte porque es normal que la velocidad suba. 
  • Cuidado con nadar muy rápido con aletas a crol completo porque puede que la técnica de brazos empeore, la idea aquí es mejorar la coordinación de batido y brazada sin desvirtuar la técnica de esta última. 
  • Si empiezas con ellas no pases del 5-10% del volumen total de tu sesión usandolas y si eres avanzado tampoco hagas más de un 25% del total. 

Licenciado en Ciencias del deporte, grado en Nutrición Humana, Entrenador de Triatlón Nivel III Página Web: http://www.simplyhealth.es/

Deja un comentario

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Quiero suscribirme al blog Más que triatlón